• RedacCión

EN LA FLIJH16, “ENTRE TAIBOS TE VEAS”


El escritor Benito Taibo acudirá a Pachuca a ofrecer la conferencia y presentación editorial “Entre Taibos te veas”, como parte de las actividades de la Feria del Libro Infantil y Juvenil Hidalgo 2016. La cita es en la Sala de espera del Centro Cultural del Ferrocarril, el próximo sábado 23 de julio, en punto de las 16:00 horas.

Se trata de una oportunidad para que los aficionados a la lectura tengan un acercamiento ameno con un reconocido autor mexicano, quien charlará sobre la importancia de los libros, y cómo es que un pueblo lector es beneficioso para el país.

Taibo hará una especie de recorrido a través de varios personajes de la literatura para ejemplificar diversas situaciones que se viven en México, mientras habla de su formación y de cómo la lectura ha sido una llave que le mostró maravillas que de otro modo jamás habría visto. Asimismo, los asistentes podrán interactuar con este autor, y preguntarle cualquier duda sobre el fenómeno de la lectura y la escritura.

Benito Taibo Nació en la ciudad de México el 31 de mayo de 1960. Estudió historia en la FFyL de la UNAM. Ha sido guionista de radio y televisión. Colaborador de El Universal, Siempre! y Unomásuno. Periodista, poeta y ferviente promotor de la lectura. Divertido, apasionado, irreverente, entregado y obsesivo, su producción literaria inició como poeta joven con Siete primeros poemas (1976), Vivos y suicidas (1978), Recetas para el desastre (1987) y De la función social de las gitanas (2002); para continuar como novelista con Polvo (Planeta, 2010), Persona normal (Destino, 2011; Booket, 2012), Querido Escorpión (Planeta, 2013), Desde mi muro (Planeta, 2014) y en coautoría con Francisco Martín Moreno, Alejandro Rosas y Eugenio Aguirre: Los conspiradores y las vergüenzas de México (Planeta, 2014).

Benito Taibo afirma sobre el fomento a la lectura: “Creemos en los libros porque en ellos se encuentra escondido el secreto de nuestra identidad y nuestra historia. Creemos en ellos porque están llenos de nosotros mismos, de nuestros desvelos, nuestras ambigüedades y nuestras angustias. También de nuestras esperanzas. Creemos en los libros porque, de lo contrario, seríamos polvo, nada.