• Redacción

Trabajo social, puerta de entrada a la atención de mujeres en situación de violencia


El área de Trabajo Social es el primer contacto profesional con las mujeres en situación de violencia de género, y es la “puerta de entrada” a la atención integral, por lo que es fundamental establecer una comunicación clara, amplia y precisa, que permita un seguimiento adecuado y eficaz, destacó María Concepción Hernández Aragón, titular del Instituto Hidalguense de las Mujeres (IHM).


En el marco del Día de la Trabajadora y Trabajador Social en México, la directora general reconoció la función de las 35 profesionales que laboran en el Instituto, ya que a través de la información que recaban de las mujeres que acuden a los Módulos Especializados que se ubican en municipios, o en la sede estatal, contribuyen a restablecer las redes de apoyo que han perdido, a consecuencia del aislamiento que provoca la violencia.


Asimismo, acercan y contactan a la mujer con recursos institucionales y sociales, que contribuyan a satisfacer sus necesidades, por ello la trabajadora social es la profesional de referencia a lo largo de todo el proceso de intervención. Los servicios que brindan las trabajadoras sociales son: atención de primer contacto (entrevista inicial), gestión, canalización, acompañamiento y seguimiento; prevención y orientación.


Al hacer la entrevista, la trabajadora social advierte si hay lesiones visibles; si sospecha de lesiones no visibles, la canaliza al área médica para su atención. En los casos de violencia sexual, las orienta para iniciar el procedimiento legal correspondiente, con la asistencia de los servicios jurídicos.


También detecta el estado emocional de la mujer; identifica los riesgos a su integridad y a su vida; le advierte de la situación en que se encuentra y elabora junto con ella, un plan de seguridad. Es importante que la entrevista se realice lo más ampliamente posible y es primordial escuchar a la usuaria antes de canalizarla a un área de atención especializada.


La profesional le explicará la relación existente entre violencia e inseguridad y, en casos de gravedad, la relación entre violencia y riesgo de muerte. Al ofrecer la información adecuada, se posibilita que la mujer pueda tomar una decisión asertiva respecto a su seguridad. La atención que brinda el área de trabajo social contribuye a que la mujer se sienta tranquila y así se favorece la toma de decisiones.


El entorno afectivo hacia la mujer en situación de violencia influye en el proceso, para que ella determine lo que considere pertinente: la separación del generador de violencia, la denuncia o alguna otra acción, pero tomada de manera informada y consciente. Lo anterior, de acuerdo con el Modelo Integral de Atención del IHM, que se sigue expresamente, de acuerdo con las instrucciones de la Secretaría de Gobierno, acorde a la Política Transversal de Perspectiva de Género del Gobierno estatal.

0 comentarios