• Redacción

Regular figura jurídica de recusación, piden diputados de Morena ante el Pleno del Congreso local


Con la finalidad de garantizar objetividad e imparcialidad en procesos judiciales, y que la aplicación de la justicia sea pronta y expedita, Doralicia Martínez Bautista y Armando Quintanar Trejo, diputados morenistas, presentaron ante el Pleno del Congreso del Estado de Hidalgo una iniciativa que reforma el Código de Procedimientos Civiles en la entidad, para regular la figura jurídica de recusación. Doralicia Martínez, en la exposición de motivos, detalló que en Hidalgo existen curiosamente dos supuestos de recusación: “con causa” y “sin expresión de causa”. Dijo que, sin embargo, esta última no tiene razón de ser, debido a que tiende a ser un comodín que los litigantes usan para alargar y con ello retrasar un proceso judicial, lo cual es contrario a lo establecido en el artículo 17, segundo párrafo de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que dispone que “toda persona tiene derecho a que se le administre justicia por tribunales que estarán expeditos para impartirla en los plazos y términos que fijen las leyes, emitiendo sus resoluciones de manera pronta, completa e imparcial”, es decir, no se garantiza el acceso a la justicia pronta. La recusación, explicó, es una figura jurídica que persigue garantizar la objetividad e imparcialidad en los procesos judiciales. Los jueces –añadió– tienen el deber de desempeñarse en su cargo y conducirse con absoluta imparcialidad, porque en ellos se deposita la confianza de las partes para que los conflictos se resuelvan de acuerdo a las leyes. Sin embargo, dicha confiabilidad puede verse afectada por vínculos afectivos o de intereses de diversa naturaleza, que tienden sombras de duda sobre el derecho que todas y todos tenemos al acceso a una justicia con estricto apego al principio de imparcialidad. “La recusación implica que una de las partes en un juicio tiene conocimiento de que el juez, secretario o actuario están impedidos de conocer del asunto y no lo han manifestado, es decir, que no se han excusado, entonces se pide que estos dejen de conocer del asunto, precisamente para garantizar con ello que la balanza se incline a favor de la parte con quien se ve comprometida en un momento la parcialidad”, apuntó y subrayó que la mejor obra que puede dar un juez o una autoridad y lo que todos los ciudadanos esperamos de ellos es que su juicio sea objetivo e imparcial y que pueda establecer justicia. Dijo que se propone reformar también las multas que se imponen en el caso de que se declare improcedente la recusación impuesta por las partes, ya que actualmente las multas que se imponen son de hasta 200 pesos, situación que permite que las partes recusen sin temor. Añadió que si los litigantes realizan una recusación que carece de elementos para que prospere, es pertinente imponer una sanción considerable por el tiempo que se pierde en perjuicio de una aplicación pronta y expedita de la justicia, para que no se haga costumbre retardar la justicia en perjuicio de ninguna persona. Los diputados morenistas proponen la modificación del artículo 148: Si el juez deja de conocer por recusación o excusa, conocerá el que siga en número, si lo hubiere en el partido judicial; si no lo hubiere, se observará lo que dispone la Ley Orgánica del Poder Judicial del Estado de Hidalgo. Para el caso de las multas, plantean la modificación del artículo 187, para quedar como sigue: Si se declara improcedente la recusación, se impondrá al recusante una multa de 100 a 200 veces la Unidad de Medida de Actualización Vigente en el Estado

0 comentarios