• Redacción

Delicioso Encuentro Didáctico-Sinfónico colmó de música al CEUNI


La música siempre exalta lo mejor del espíritu humano y provoca la convivencia y el diálogo social. Se trata de un lenguaje universal que traspone cualquier tipo de barrera y que une no sólo a los músicos sino también a los escuchas. De ahí la riqueza de un evento como el Encuentro Didáctico-Sinfónico Tlaxcoapan-Huitel, que se llevó a cabo al mediodía en el Aula Magna Alfonso Cravioto del CEUNI. Se trató de una suma de esfuerzos que hizo posible que dos agrupaciones musicales se unieran y pudieran tocar juntas por primera vez. Por una parte, la Orquesta Sinfónica de la Secundaria Quetzalcóatl de la comunidad de Huitel (dirigida por el Maestro Óscar Mendoza) más la Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil de Tlaxcoapan (a cargo del Maestro Julián García). Las dos agrupaciones han sido auspiciadas por los diputados Corina Martínez, presidenta de la Comisión de Cultura y Ricardo Baptista, coordinador del Grupo Legislativo de Morena, así como por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), para dar seguimiento a esta actividad formativa que busca alejar a los jóvenes de conductas antisociales, y que requiere de recursos económicos para los docentes. El diputado Ricardo Baptista, cabe mencionar es impulsor de la Orquesta Infantil y Juvenil de Tlaxcoapan. Como parte de las nuevas experiencias alrededor de la disciplina, ahora aceptaron la invitación de la directora de orquesta Victoria Sánchez, quien gestó este ensayo abierto con el objetivo de que la UAEH desarrolle un programa de trabajo enfocado a potenciar a estas agrupaciones comunitarias; una experiencia que en su natal Venezuela ha sido un gran éxito y goza de reconocimiento internacional. El repertorio escogido fue variado y muy accesible, pues incluyó valses tan conocidos como El Danubio azul para repasar también un tríptico mexicano que incluyó un fragmento de “Adiós Mariquita Linda” para luego saltar a un acople de tangos (“La cumparsita” y “El choclo”). Para los padres de familia que los acompañaron también se trató de un ejercicio distinto a la rutina que siguen las agrupaciones y pudieron constatar la manera en que de una forma orgánica y sencilla los jóvenes músicos pudieron unirse sin dificultades y retroalimentarse al tocar unos con otros. De esta manera el arte y la cultura permiten que la gente tenga una mejor calidad de vida, que disfrute de este tipo de experiencias y así propiciar que los chicos tengan una formación integral de primer nivel. Un auditorio de tanta prosapia como el Alfonso Cravioto se llenó esta vez con las notas producidas no por experimentados profesionales sino por talento emergente que disfruta y se regocija por tocar temas como La Marcha de los cruzados o acercarse al repertorio de figuras universales tan reconocidas como Tchaikovsky y Brahms. Para los organizadores se trató de una tarde memorable que los hizo reafirmar su compromiso para seguir apoyando a esas noveles orquestas, como es el caso del diputado Baptista González, quien a través de su aportación se cubrieron los emolumentos de los profesores de música de Tlaxcoapan y, en esta ocasión, cubrió el transporte de los integrantes de la Orquesta Infantil y Juvenil de dicho municipio. Incluso, la diputada Corina Martínez se pronunció por organizar un concierto de ambos grupos en fecha muy próxima (por confirmarse). Este Encuentro Didáctico-Sinfónico no hizo sino ratificar que la música despierta los mejor de las personas, ya sea que estén tocando instrumentos o simplemente escuchando desde la grada

0 comentarios