• Focus Hidalgo

Abolir el impuesto al comercio ambulante por no tener control sobre éste




La diputada de Morena Jazmín Calva López promueve una iniciativa que deroga el capítulo quinto de la Ley de Hacienda para los Municipios del Estado de Hidalgo con el objetivo de abolir el impuesto al comercio ambulante debido a que no hay un control real sobre el mismo, y en consecuencia, se enmarca en un contexto de prácticas discrecionales, facciosas, arbitrarias y corruptas por parte de algunos servidores públicos municipales.

Calva López, en su exposición de motivos, detalló que la Cuarta Transformación del país, de la entidad y de los 84 municipios, implica una lucha frontal en contra de la corrupción. Tenemos, dijo, la enorme responsabilidad de confrontar el saqueo sistemático de los presupuestos públicos, desde que son recaudados.

Indicó que si en el ámbito municipal, algunos de los mecanismos para recaudar impuestos no se encuentran bien cimentados y propician redes de corrupción vinculada a delincuencia de cuello blanco; el cobro de impuestos que sean susceptibles a lo anterior, no tienen razón de ser en nuestro marco jurídico vigente.

Añadió que es una realidad que el cobro del impuesto a comercios ambulantes se ha situado en un contexto de prácticas discrecionales, facciosas, arbitrarias y corruptas, por parte de algunos de los servidores públicos municipales responsables de realizarlo. “Lamentablemente, se deja de lado la honestidad y el respeto al marco legal, y se implementan estrategias para no reportar la totalidad de los recursos financieros recaudados”, apuntó.

Dijo que algunos de los ejemplos que se pueden citar, son el cobrar el impuesto sin dar el recibo correspondiente, dar a los comerciantes recibos sin folio, o emitir recibos con folios duplicados en complicidad de quienes se encargan de elaborarlos; aprovechando que solo puede haber estimaciones, pero no se puede tener un control real del número de comerciantes ambulantes que se tienen en las calles y en los días de plaza o tianguis.

Señaló que si bien es cierto, que de acuerdo al artículo 104, fracción XXI de la Ley Orgánica Municipal del Estado de Hidalgo, el Tesorero Municipal tiene la obligación de conformar y mantener actualizado el padrón de contribuyentes municipales; este mandato es ambiguo para el caso de este impuesto, ya que muchos comerciantes ambulantes son ocasionales y no tienen un puesto o un lugar fijo, e incluso hay familias que a modo de bazar en los días

de plaza o tianguis, ponen de vez en cuando, puestos para vender bienes que ya no necesitan.

Igualmente -abundó- entre los comerciantes ambulantes hay sectores de la población en condiciones de marginación y pobreza; y que en consecuencia, encuentran en esta actividad su única manera para subsistir económicamente, o bien un medio adicional para llevar dinero a sus familias: desde puestos de venta de dulces hasta quienes se dedican a la venta de objetos de poco valor, coloquialmente conocidos como chácharas. “Es antiético, que a ellos se les tenga que cobrar este impuesto por mínima que sea tal cantidad”, manifestó.

Además, comentó que por las circunstancias en que se realiza el cobro del impuesto a comercios ambulantes, se fomenta la presencia de impostores que simulan ser servidores públicos municipales, y con identificaciones y recibos apócrifos ejercen presión para obtener el dinero de los comerciantes, en perjuicio directo a su economía.

Es por ello, destacó, que el objetivo de la presente iniciativa es abolir el impuesto a comercios ambulantes, debido a que no se puede tener un control real sobre el mismo, y en consecuencia, se enmarca en un contexto de prácticas discrecionales, facciosas, arbitrarias y corruptas por parte de algunos servidores públicos municipales, a la vez que se realizan cobros indebidos por parte de impostores; lo anterior en perjuicio de los comerciantes ambulantes hidalguenses, pero principalmente de los que menos tienen

0 comentarios