• Focus Hidalgo

Apan el nombre de Leona Vicario, en reconocimiento a su papel en la historia de México




En reconocimiento al papel que Leona Vicario desempeñó en el movimiento de Independencia de México, diputados de Morena promueven una iniciativa que reforma el artículo 10 de la Ley Orgánica Municipal del Estado de Hidalgo por el que se cambia la denominación del municipio de Apan por el de Apan de Leona Vicario.

El diputado Rafael Garnica Alonso, a nombre de sus compañeros de bancada Doralicia Martínez Bautista, Corina Martínez García, Noemí Zitle Rivas, Roxana Montealegre Salvador, José Luis Muñoz Soto, Salvador Sosa Arroyo, Raymundo Lazcano Mejía, Jorge Mayorga Olvera y Rafael Garnica Alonso, realizó la exposición de motivos.

Leona Vicario, reseñó el legislador, nació en la capital de la Nueva España el 10 de abril de 1789, hija del comerciante español Gaspar Martín Vicario y de la señora Camila Fernández de San Salvador y Montiel, oriunda de la ciudad de Señor San José de Toluca.

Dijo que al nacer en el seno de una familia adinerada y distinguida, situación poco común en la época, tuvo acceso a educarse, recibiendo una enseñanza ejemplar inscrita en la sociedad machista de la época, pues los hombres consideraban a las mujeres incapaces de aprender, sin embargo, sus padres se esforzaron en otorgar a Leona la mejor formación, cultivándose en las artes, las ciencias, la filosofía y la literatura.

Comentó que gracias a la considerable fortuna heredada por sus padres, Leona Vicario no pasaba desapercibida en la Nueva España, ya que además de inteligente, era hábil en las artes, e instruida en la política, historia, filosofía y literatura, pero sobre todo, se distinguía por su carácter humanitario, ayudando a quien más lo necesitaba.

Leona -dijo- a través de sus estudios, desarrolló un enorme sentido crítico, llevándola a ejercer una carrera periodística publicando en diarios como: El Federalista y El Ilustrador Americano, siendo este último donde los insurgentes observaron su trabajo y decidieran contactarse con ella.

Indicó que Vicario contribuyó con el movimiento insurgente mediante la provisión de vestido, medicina y armas, pero su aportación más importante fue desempeñarse como conducto de comunicación con los independentistas, haciéndolo por medio de correspondencia entre familiares, pero también a través de mensajes en clave dando cuenta de lo que ocurría en la Ciudad de México.

Narró que en 1813 fue apresada por el delito de infidencia, luego de ser descubierta por conspiración y financiamiento en la producción de cañones, esto dio pie a su aprehensión en el Convento de Belén, confiscando todos sus bienes e interrogada por sus conexiones con los rebeldes. A lo largo de su juicio y con declaración bajo juramento, se le cuestionó la constante mensajería con los insurgentes, a lo que ella siempre respondía que lo hacía únicamente con uno de sus primos.

A pesar del constante ataque y el cansancio extremo al que estuvo sometida, nunca delató a sus compañeros ni sus acciones. “Es digno de acentuar el carácter y temple con el que Leona compareció ante el juez a pesar de todo lo que tenía en contra”, apuntó.

Explicó que el juez declaró formal prisión a Leona Vicario, de la que escaparía días después, refugiándose en Oaxaca, en donde vivió de manera deplorable, debido a que todo el dinero con el que contaba lo había dejado en la Ciudad de México.

Una vez instalada en Oaxaca, dijo, se unió a las tropas de José María Morelos Pavón, continuando con su labor y escribiendo a la vez que huía de las autoridades españolas por rechazar los indultos que éstas le ofrecían a cambio de abandonar el movimiento. Para 1817 luego de dar a luz a su primera hija fue apresada nuevamente junto con la recién nacida, razón por la que una vez más le ofrecerían el indulto, “pero esta vez con la condición de irse a España, ella aceptó y mientras esperaba los documentos necesarios para partir, fue llevada a Toluca en confinamiento”

Con la emancipación de la nueva España, el nuevo gobierno le restituyó todos sus bienes, en la que incluyó una liquidación en moneda metálica, la Hacienda de San Francisco Ocotepec, actualmente en el municipio de Apan y tres casas en la Ciudad de México, en dónde moriría el 21 de agosto de 1842 a los 53 años de edad.

Fue declarada Benemérita y Dulcísima Madre de la Patria, tan sólo cuatro días después de su fallecimiento, Leona es considerada la primera mujer periodista en México y la primera corresponsal de guerra en América Latina. Es también considerada la primera mujer que tiene escrito su nombre en letras de oro en la Cámara de Diputados y la única mujer con letras de oro en el Congreso del Estado Libre y Soberano de Hidalgo.

Por ello, Garnica Alonso indicó quese busca que, el municipio de Apan, cuya toponimia de origen náhuatl se traduce “en o sobre agua”, se le añada el nombre de Leona Vicario, en homenaje y reconocimiento por su valor y acciones como parte del movimiento de Independencia

3 vistas