• Focus Hidalgo

CON EL LEMA: “DA UN PASO AL FRENTE POR LA LACTANCIA MATERNA EDUCAR Y APOYAR”, PROMUEVE SSH TECNICAS


 



¿Sabías que la lactancia materna es un proceso que se debe aprender ensayando y requiere de apoyo profesional y familiar? Por ello, la Secretaría de Salud de Hidalgo (SSH) brinda orientación para que ésta práctica sea exitosa a través de técnicas adecuadas de amamantamiento. De acuerdo a los especialistas, es necesario aplicar técnicas correctas con el fin de evitar que sea incomodo o incluso doloroso para la madre además de evitar que él bebé presente cólicos.

 

De esta forma entre algunas de las técnicas de lactancia que se difunden están:

 

Agarre al pecho, los signos que nos indicarán un buen agarre son: el mentón del bebé toca el pecho, la boca está bien abierta y abarca gran parte de la areola, los labios están hacia fuera (invertidos) y las mejillas están redondas (no hundidas) cuando succiona. Si el bebé se coge bien al pecho la lactancia no duele.

 

Sentada (o de cuna): Se coloca al bebé con el tronco enfrente y pegado a la madre. La madre lo sujeta con la mano en su espalda, apoyando la cabeza en el antebrazo, pero no muy cerca del codo para que el cuello no se flexione, lo que dificultaría el agarre. Con la otra mano dirige el pecho hacia la boca del bebé y en el momento en que éste la abre, lo acerca con suavidad al pecho.

 

Acostada: La madre se sitúa acostada de lado, con el bebé también de lado, con su cuerpo enfrentado y pegado al cuerpo de la madre. Cuando el bebé abra la boca, la madre puede acercarlo al pecho empujándole por la espalda, con suavidad, para facilitar el agarre.

 

Crianza biológica: La madre se coloca recostada boca arriba y el bebé boca abajo, en contacto piel con piel con el cuerpo de la madre. Esta postura permite al bebé desarrollar los reflejos de gateo y búsqueda.

 

Invertida: Se sitúa al bebé por debajo de la axila de la madre con las piernas hacia atrás y la cabeza a nivel del pecho, con el pezón a la altura de la nariz. Es importante dar sujeción al cuello y a los hombros del bebé, pero no a la cabeza, que necesita estar con el cuello un poco estirado para atrás, para facilitar el agarre. Es una técnica adecuada para amamantar a gemelos y a prematuros.

 

Caballito: El bebé se sitúa sentado sobre una de las piernas de la madre, con el abdomen pegado y apoyado sobre el materno. Esta postura es útil en casos de grietas, reflujo gastroesofágico importante, labio leporino o fisura palatina, prematuros, mandíbula pequeña. En estos casos puede ser necesario sujetar el pecho por debajo, a la vez que se sujeta la barbilla del bebé.

 

Es de recordar que, la SSH trabaja de manera permanente para conseguir que cada vez más mujeres amamanten a sus hijas e hijos, desde la primera hora después del nacimiento, de manera exclusiva durante los primeros seis meses y de forma continua durante dos años o más, junto con una alimentación complementaria segura, como lo recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).