• Focus Hidalgo

La consumación de la independencia, 199 años después




El próximo 27 de septiembre se conmemoran 199 años de la consumación de la Independencia de México, lucha que inició con el Grito de Dolores del cura Miguel Hidalgo en 1810. En una entrevista, Raquel Barceló, profesora investigadora del Área Académica de Antropología e Historia de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), compartió un poco acerca de los acontecimientos clave alrededor de este hecho.


La investigadora resaltó que la Historia “es un proceso” y remarcó tres periodos que definen el Movimiento de Independencia: el levantamiento o revuelta, el periodo de Morelos, el más largo y consolidado con sus ideales plasmados en los sentimientos de la nación, y el periodo de las guerrillas.


Mencionó que entre los involucrados destacó la figura de Agustín de Iturbide, quien en noviembre de 1820 fue nombrado comandante general del sur, cuya encomienda primordial era combatir a Vicente Guerrero, principal líder de los insurgentes e independentistas.


Como acontecimiento relevante, Barceló resaltó la “Conspiración de la Profesa”, donde un grupo de españoles desconoció la constitución de Cádiz al considerarla de España y no de la Nueva España, esto a raíz de la intervención de Napoleón en el país europeo, lo cual debilitó mucho el imperio español.

El 10 de enero de 1821, Iturbide le escribió a Vicente Guerrero para invitarlo a rendirse por estar en camino la Independencia. Diez días después, el 20 de enero, Guerrero rechazó el indulto, pero le ofreció su ayuda si en verdad su propósito era lograr la Independencia. Con el fin de darle difusión a sus ideas independentistas, Iturbide comenzó una intensa labor epistolar.


“El 4 de febrero, Iturbide invita a Guerrero a que se reúnan. En esta reunión ocurre el episodio conocido como ‘Abrazo de Acatempan’, lo que significaba el cierre de las matanzas entre criollos, pues el conflicto era interno. Este es un hecho que realmente puede ser cuestionado si ocurrió de manera literal, debido a los problemas raciales y de castas que imperaban en la época, pues Guerrero era mulato y con mal de pinto o vitíligo, lo que es innegable es que se llevó a cabo una reunión para llegar a un concilio”, añadió la investigadora.


El 24 de febrero Iturbide firmó el Plan de Iguala y lo envió al virrey Juan Ruiz de Apodaca. Los principios de este documento fue establecer la Independencia de México; mantener la monarquía encabezada por Fernando VII o alguno de los miembros de la corona española; establecer la religión católica como única, y la unión de todas las clases sociales.


Posteriormente, Iturbide dio a conocer el Plan de Iguala a las tropas que lo proclamaron como el comandante del Ejército de las Tres Garantías: Religión, Independencia y Unión. “En todo esto podemos destacar un legado, que es nuestra bandera, pues los colores utilizados por el ejercito trigarante continúan presentes hasta el día de hoy”, indicó Raquel Barceló.


Al final, el Ejército Trigarante avanzó y consiguió que se jurara la independencia en varios territorios del país, hasta su entrada triunfal en la Ciudad de México el 27 de septiembre de 1821.


Posteriormente, el 28 de septiembre, se instaló la Junta Provisional Gubernativa que firmó el Acta de Independencia. “Es hasta ese momento que podríamos hablar de una ‘consumación’ y es lo que se tiene que celebrar, pues es dicha acta la que promulga la independencia del Imperio Mexicano”, concluyó

3 vistas