• Focus Hidalgo

LOS PRESUPUESTOS PÚBLICOS Y LA FELICIDAD DEL PUEBLO: MAYKA ORTEGA EGUILUZ




Así como un testamento es el instrumento legal donde se puede definir quién resultará desfavorecido o desheredado en la familia por las creencias populares de los padres, un presupuesto público de egresos es un instrumento político electoral que muestra quiénes serán los desheredados, relegados, marginados, discriminados y utilizado por las creencias, paradigmas e ideologías de los gobernantes que proponen, autorizan y manejan los recursos del pueblo.


Si se orientan los recursos públicos para becas de estudiantes de escasos recursos superiores y proyectos de gran calado tecnológico, se aprecia la fe en la modernidad y un futuro socialmente útil, incluyente, progresista, autosustentable y pensante.


Si se orientan esos recursos para la conservación de los empleos y para que los negocios y empresas no claudiquen, se anuncia el entendimiento de que solo así podrá haber más recursos públicos recaudados a través de impuestos que genera el PIB, en un círculo virtuoso que nadie debería intervenir negativamente para disminuirlo.


Si se orientan los recursos del pueblo para garantizar que las familias obtengan sus propios insumos vitales a través del autoempleo, con proyectos productivos comunitarios, les estaremos dando un mensaje de dignidad, formalidad y trascendencia y los estaremos alejando del vergonzante clientelismo electoral.


Si se orientan los recursos para que los productores de alimentos trabajen con dignidad y esperanza incentivada, acercándoles la posibilidad de insumos, técnicas y maquinaria adecuados, estaremos garantizando una auténtica libertad y seguridad alimentaria nacional y alejando la posibilidad de negocios ilícitos con la tierra y esos brazos.


Si no recortamos presupuestos a las Áreas Naturales Protegidas #ANP (Parques Nacionales, Reservas de la Biósfera, Humedales - Sitios Ramsar como #Tepeapulco o #Metztitlán) estaremos dando un mensaje fuerte y claro de que privilegiamos el equilibrio para esta y las próximas generaciones por sobre las próximas elecciones. Porque las guacamayas no regresan a las selvas tropicales por decreto, ni la fauna y flora se desarrollan por convencimiento ideológico, ni entienden el lenguaje humano emergente de esperanzas y transformaciones. La madre tierra responde con trabajo humano constante y respetuoso, con personal apasionado por la sostenibilidad, con recursos que protejan, con un entendimiento amplio y profundo de la evolución de la vida y su futuro.


Una familia no desea tener un solo par de zapatos, ni comer solo arroz y frijoles, ni quiere tener una sola muda de ropa.


México quiere ser feliz pero moderno y próspero. Las familias mexicanas queremos que los hijos no padezcan las carencias de los padres. Cualquier padre o madre siempre tratamos de enviar a nuestros hijos a prepararse para lograr una mejor vida de la que nos está tocando vivir.


Las familias debemos informarnos bien y participar mejor en el desarrollo comunitario.


Por mi parte seguiré respondiendo a las familias que represento en el Congreso, aprobando y fiscalizando Presupuestos que garanticen la protección de los Derechos Humanos de todos los hidalguenses, principalmente de los grupos más vulnerables

8 vistas