• Focus Hidalgo

Pide Lisset Marcelino al Congreso de la Unión aprobar reformas a la Constitución y Ley de pensiones




La diputada local Lisset Marcelino Tovar, en la sesión ordinaria 176 de hoy, sometió a consideración del pleno del Congreso estatal un acuerdo económico por el que exhorta al Congreso de la Unión para que dentro del ámbito de sus atribuciones, apruebe antes de concluir el tercer periodo ordinario una nueva reforma a la Constitución y a la Ley para que las pensiones de los trabajadores, para que se calcule sus pensiones y jubilaciones en salarios mínimos en lugar de tomar como referencia a la Unidad de Medida y Actualización (UMA).

Asimismo, solicita a los Congresos Locales para que dentro del ámbito de sus atribuciones se pronuncien en beneficio de los derechos de los trabajadores y se sumen al presente Acuerdo Económico, y exhorten, de igual forma, al Congreso de la Unión para que realice las modificaciones constitucionales y legales que correspondan en beneficios de los derechos de los trabajadores que hoy se ven afectados por la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) que toma como referencia a la UMA para el cálculo del monto de pensiones y jubilaciones.

Recordó que el pasado 27 de enero del año 2016, entró en vigor el decreto mediante el cual se reformaron los artículos 26, 41 y 123 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en materia de desindexación del salario mínimo como unidad de cuenta y medida. En su lugar, se estableció el uso de la UMA como referencia para el cálculo de multas y otro tipo de parámetros.

Indicó que el objetivo de esta modificación constitucional fue el de permitir que el salario mínimo pudiera ser incrementado constantemente y recuperar, con ello, el poder adquisitivo de los trabajadores. Así, los mitos y pretextos que durante 30 años impidieron aumentar el salario mínimo, desaparecían; no obstante, durante este lapso el salario mínimo presentó una pérdida de más del 70% de su valor adquisitivo.

Sin embargo, dijo que lo que pretendió ser una buena intención que resarciera el daño ocasionado, en los hechos se tradujo en un nuevo perjuicio a los derechos de los trabajadores. Lo anterior, debido a que la redacción del artículo tercero transitorio del decretó antes referido señala que, “todas las menciones al salario mínimo en las leyes federales, estatales y de la Ciudad de México; así como todas las disposiciones que emanen de las anteriores se entenderán referidas en UMA.”

Comentó que esto abrió paso para que a partir de ese año el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) tomaran a la UMA como referencia para el cálculo del monto de las pensiones. Porque al ser generalizada la desindexación del salario mínimo y calcular las pensiones en UMA esto se tradujo en los hechos en una reducción significativa respecto al monto que percibirían los trabajadores por este concepto.

Añadió que en ese contextos, la SCJN se pronunció al respecto, y en septiembre de 2019 emitió la Jurisprudencia mediante la cual aclaró que la pensión es una prestación de seguridad social derivada de una relación laboral sustentada en el salario, por lo que la misma debe ser fijada en salarios mínimos. Además, señaló que: “la Unidad de Medida y Actualización (UMA), no puede aplicarse para determinar la cuota diaria o la limitante de pago de una pensión, por tratarse de una prestación de naturaleza laboral regida por el salario mínimo.”

Bajo esta tesitura, señaló que esta Jurisprudencia estableció que todo lo relativo al monto de la pensión, actualización de pago o límite máximo de la misma debe aplicarse como unidad de medida, el salario. Porque atender esos aspectos por medio de la UMA se desnaturalizaría la pensión; lo anterior, por usar un factor económico ajeno a esta prestación de seguridad social que es distinta al salario y ajeno a la pensión, lo cual jurídicamente no es permisible.

Para entender las implicaciones de lo anterior, detalló, tan solo para este año, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) informó que el valor de la UMA es de $89.62 pesos mientras que el salario mínimo actualmente es de $141.70 pesos y en la zona libre de la frontera norte es de $213.39 pesos. Es decir, la brecha entre UMA y Salario Mínimo es de $52.08 y $123.77 pesos, respectivamente; en términos porcentuales, esto se traduce como una diferencia del 36.75% y 41.99%, entre el salario mínimo y la UMA.

En conclusión, dijo que la brecha entre salario mínimo y UMA es significativa y lesiva a los derechos de los trabajadores, con lo cual hoy se condenen a miles de pensionados en el país y ponen en una encrucijada a las finanzas públicas. Sin embargo, dijo que este nuevo Gobierno que encabeza el Licenciado Andrés Manuel López Obrador es congruente con las luchas y conquistas sociales, los derechos humanos y con los trabajadores de México, por este motivo, y no dejará desamparados a quienes hoy se ven afectados.

Subrayó que recae, en primera instancia en el Poder Legislativo, emendar lo ocasionado. Al día de hoy, existen tanto en la Cámara de Senadores y la de Diputados diversas iniciativas con proyecto de decreto para reformar de nueva cuenta la Constitución y la Ley, y con ello, revertir la Reforma del 2016 para que se excepcione de medir en UMA las prestaciones de seguridad social y pensiones, las cuales deben determinarse únicamente en salarios mínimos.

Su compañero de bancada, el diputado local Ricardo Baptista González, se sumó a su acuerdo económico, al señalar que su obligación es crear e impulsar otra iniciativa para que se revise y se reforme esas modificaciones constitucionales agresivas en contra de los jubilados y pensionados, para que puedan cobrar en salarios mínimos y no en UMA sus pensiones

0 comentarios