• Focus Hidalgo

Sancionar con multa de 10 a 100 UMAS a quien venda, suministre y regale alimentos chatarra





Con el objetivo de sancionar con multa de 10 a 100 Unidades de Medida y Actualización a quien distribuya, done, regale, venda y suministre a menores de 18 años, bebidas azucaradas y alimentos envasados de alto contenido calórico en territorio hidalguense, diputados de Morena promueven una iniciativa que reforma el Código Penal del Estado de Hidalgo.

De acuerdo con la iniciativa presentada por el diputado José Luis Muñoz Soto, a nombre de sus compañeros de bancada María Corina Martínez García, Doralicia Martínez Bautista, Lisset Marcelino Tovar, Noemí Zitle Rivas, Rafael Garnica Alonso, Salvador Sosa Arroyo, Raymundo Lazcano Mejía, Ricardo Raúl Baptista González y Jorge Mayorga Olvera, propone cambiar la denominación del título segundo del Código Penal estatal por la de “Delitos de peligro para la vida, la salud integral y el desarrollo sano de las personas”, y agregar a su vez el Capítulo V, “Venta de alimentos y bebidas prohibidas a menores de 15 años”.

En la exposición de motivo, detalló que en ocasiones, los padres de familia u tutores hemos dejado a nuestros hijos la decisión de su alimentación, por lo menos en horas de escuela, al permitirles gastar cierto dinero dentro y fuera de las instalaciones, consumiendo productos que no aportan ningún valor alimenticio.

Sin embargo, dijo que debemos también entender que desde la perspectiva de los niños, ellos no se fijan en el precio, aceptan cualquier “alimento” porque nadie los orienta y tampoco los vigilan. Los pequeños consumidores, indicó, escogen entre lo que ven: coloridos empaques, ofertas de calcomanías, juguetes, y así es como se termina por incrementar el alto consumo de galletas, paletas, gomitas, panquecitos, palomitas, bombones, chocolates, frituras, chicles, helados, dulces, pizzas, hot dogs, nachos, refrescos y mucho más.

Añadió que estos alimentos tienen muchas calorías, proteínas, grasas, azúcares y sal en exceso, y además son escasos en hierro, calcio y vitaminas A, C y fibras, y que este hábito de consumo de comida “chatarra” ha llevado a que México ocupe el primer lugar mundial de niños y adultos obesos.

Comentó que de acuerdo a estudios de campo sobre consumo emitidos por la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), de todos los momentos del día en donde hay un mayor consumo de refresco es en la comida, es decir, en la casa. De allí, continuó, se observa un mayor consumo en el desayuno y luego entre comidas.

Dijo que es importante resaltar el alto consumo de refresco en el desayuno, especialmente por los escolares, lo cual es bastante alarmante ya que la mayoría consume refresco en ayunas o solamente toma refresco antes de ir a la escuela. Indicó que se tiene la creencia de que el refresco “quita el hambre” y “da energía”, pero lo que no se sabe es que quita el hambre de forma momentánea por los altos contenidos de azúcar, lo cual crea picos de insulina en sangre altísimos.

Este proceso a largo plazo –destacó- contribuye a la aparición de resistencia a la insulina lo que provoca diabetes mellitus. La cantidad promedio de refresco que se observó los niños y adolescentes consumen es de 500ml.

Añadió que México se ha convertido en el paraíso para empresas procesadoras de alimentos de bajo o nulo valor alimenticio. En consecuencia, en las familias más pobres del país el consumo de refrescos se ha incrementado en 60% y en las más ricas en 45%, en los últimos 14 años. Y lo más dramático, es que el consumo de frutas y verduras bajó un 30% en ese periodo.

Destacó que se estima que el consumo de frijol, fundamental en la dieta tradicional, cayó 50% en un periodo de 20 años. Otro fenómeno, dijo, ha sido el abandono de la harina integral de maíz presente en todos los productos como el atole, los tamales y las tortillas.

Comentó que ante estos hábitos alimentarios en México, las empresas alcanzan ventas formidables, por ejemplo, dijo que Coca Cola realiza el 12% de sus ventas mundiales en el país, lo cual se ha traducido en daños a la salud de los mexicanos. Indicó que entre los niños de 5 a 11 años el sobrepeso y la obesidad creció un 40% en solamente 7 años y en ese mismo periodo la circunferencia promedio de las mujeres en edad fértil aumentó 10 centímetros (1999-2006).

Agregó que entre los mayores de 20 años, 71.9% de las mujeres (alrededor de 24 millones 910 mil 507) y 66.7% de los hombres (alrededor de 16 millones 231 mil 820) tienen sobrepeso u obesidad. Subrayó que uno de cada tres hombres y mujeres adolescentes tiene sobrepeso u obesidad. Paralelamente, la diabetes tuvo un crecimiento del 3% anual.

Añadió que de acuerdo al Instituto Nacional de Salud Pública el costo para el sector salud del tratamiento de la diabetes es superior a los 3 mil millones de pesos. La Comisión Mexicana sobre Macroeconomía y Salud señala que los costos indirectos son 6.6 veces mayores que los costos de tratamiento, es decir de cerca de 20 mil millones de pesos.

Por ello, dijo, la necesidad de que sea real la posibilidad de que los infractores a la prohibición de venta, donación, distribución y suministro de comida “chatarra” se hagan merecedores de una sanción. “No es momento para apelar al libre albedrío y la buena fe de la ciudadanía, el momento por el que atravesamos nos ha dado sobrados argumentos para buscar que el Estado proceda con total rigor y severidad”, concluyó

22 vistas0 comentarios