• Focus Hidalgo

TERMINAR CON INERCIAS Y DEFICIENCIAS HEREDADAS ES PRIORIDAD EN LA TRANSFORMACIÓN DEL ISSSTE





  • El Director General, Luis Antonio Ramírez Pineda, compareció ante las Comisiones Unidas de Salud y Seguridad Social del Senado de la República.

  • Instruyó una estrategia de cinco puntos que van desde el mejoramiento de la atención, hasta la consolidación de un modelo de prevención.

  • Durante la pandemia del COVID-19, se ha atendido a más de 55 mil pacientes con un incremento de camas disponibles de dos mil 581 y aumento del 150 por ciento en número de ventiladores, indicó.


La transformación del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), se basa en una estrategia para mejorar la atención de los 21 servicios, seguros y prestaciones a los 13.5 millones de derechohabientes, terminar obras inconclusas; aumentar la transparencia para evitar corrupción; sanear las finanzas y, sobre todo consolidar un modelo de prevención en materia de salud, señaló el Director General, Luis Antonio Ramírez Pineda.

Durante su comparecencia ante las Comisiones Unidas de Salud y Seguridad Social del Senado de la República, el titular del Instituto puntualizó que con esta estrategia se consolidará al ISSSTE para responder las necesidades de las y los servidores públicos, quienes exigen respuestas más contundentes.


Ante el Presidente de la Comisión de Salud, Miguel Ángel Navarro Quintero, y la Secretaria de la Comisión de Seguridad Social, Lilia Margarita Valdez Martínez, Ramírez Pineda mencionó que cuidar la salud de las y los trabajadores al servicio del Estado, pero al mismo tiempo asegurarles los beneficios de las prestaciones económicas, sociales y culturales, es la responsabilidad que encomendó el Jefe del Ejecutivo, Andrés Manuel López Obrador.


Por ello, dijo, la ruta de cambios estará basada en cinco objetivos prioritarios, donde se contempla terminar las obras inconclusas y poner en condiciones dignas de servicio a las que presentan deterioro, así como atender las necesidades de equipamiento de nuestros espacios de salud; poner en práctica una política de transparencia para evitar corrupción y disminuir paulatinamente las prácticas de subrogación.


Además, dijo, se trabaja para mejorar la atención a los derechohabientes en los 21 servicios, seguros y prestaciones, y finalmente, se realizan esfuerzos para sanear las finanzas del Instituto, cumplir con las deudas contraídas con nuestros proveedores, y reducir el déficit en el seguro de salud, así como consolidar un modelo de prevención en esta materia.


El titular del ISSSTE comunicó que desde el inicio de la actual Administración Federal, se inició un proceso de equipamiento en las clínicas para recuperar su capacidad de respuesta y atención a los pacientes. Están concluidas obras que estaban sin terminar, rezagadas u olvidadas, como las ubicadas en Piedras Negras, Coahuila; Delicias, Chihuahua; Tepic, Nayarit; Villahermosa, Tabasco, y Tláhuac, Ciudad de México.


De igual manera, se dotó de 10 quirófanos al Hospital Regional “1º de Octubre” y de una nueva área de urgencias en el Hospital Regional “Gral. Ignacio Zaragoza” de la Ciudad de México.









“Desde el inicio de nuestras actividades, recibimos la solidaridad y la activa participación de las organizaciones de los trabajadores al servicio del Estado. Pudimos juntos valorar las insuficiencias del ISSSTE; sus complejos problemas estructurales; la urgencia de reconstruir o remodelar espacios hospitalarios; de modernizar y actualizar los equipos médicos de acuerdo con las más avanzadas tecnologías; la urgencia de impulsar la formación de nuestros médicos; y de cuidar el abasto de medicinas. Todo ello, para asegurar una atención médica cordial y con la elevada calidad que merecen nuestros 13 millones y medio de derechohabientes”, comunicó.


Ante este desafío, dijo, se tomaron decisiones impostergables: sacudir las viejas inercias y vicios que encadenaban al ISSSTE a su debilitamiento; trabajar con transparencia y honradez; dar respuesta a las pesadas deudas que enfrenta desde hace lustros, particularmente con los proveedores de medicinas; y evitar que se sigan subrogando a los privados, los servicios que a nosotros corresponde realizar.

Por ello, resaltó que se están resolviendo litigios heredados que impiden o dificultan la operación de algunas unidades médicas. Entre ellas, se encuentran Puerto Vallarta, Jalisco; Celaya, Guanajuato; Monterrey, Nuevo León; Tulancingo y Pachuca, Hidalgo y Tijuana, Baja California.


Con recursos del Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI), la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) rehabilitó el hospital Carlos Calero en Cuernavaca, Morelos, y también operan directamente el nuevo hospital del ISSSTE en Tepic, Nayarit.


Al referirse a la pandemia, informó que se ha atendido a más de 55 mil pacientes COVID, con una ocupación hospitalaria promedio nacional de 63 por ciento en los momentos más críticos, recibiendo tanto a derechohabientes como población en general y sin descuidar otras tareas esenciales para el cuidado de la salud.


Indicó que se hizo la reconversión del 100 por ciento de las 112 unidades médicas hospitalarias registradas para atender el COVID-19 y hubo un incremento de las camas disponibles al pasar de mil 618 a dos mil 581; el número total de ventiladores creció 150 por ciento.

Además, con sólo 21 mil 404 trabajadores de la salud, que representa el 26.7 por ciento del total, más 4 mil 331 médicos y enfermeras contratados con el apoyo del INSABI, se atienden a los pacientes COVID, debido a que, como medida preventiva casi 35 mil trabajadores de la salud, 43 por ciento, fueron considerados vulnerables por su edad o por tener alguna enfermedad considerada de riesgo ante el virus y se mandaron a su casa, en tanto que 23 mil 980, el 30 por ciento, se mantuvieron para la atención de los pacientes no COVID, dijo.


El titular del organismo aseguró que de ninguna manera se ha descuidado el tratamiento de otros padecimientos como quimioterapia y radioterapia; a través del Programa “AsISSSTE Infarto” están disponibles 25 unidades de atención para emergencias cardiovasculares lo cual ha permitido reducir la mortalidad de 24 al 9 por ciento. Además, al día de hoy reanudaron los procedimientos quirúrgicos complejos como trasplantes de riñón y córnea o las cirugías robóticas que mejoran la calidad de vida de los pacientes con cáncer de próstata.


“Esas son las tareas y propósitos del ISSSTE, señores Senadores. Tenemos muy claro el rumbo, en este proceso de cambio que nos marca la Cuarta Transformación en beneficio de la gente. El ISSSTE nació como una gran promesa; su filosofía humanista sustenta la seguridad social que es parte de nuestro proyecto de nación que inspira y mandata nuestra Constitución Política: significa justicia social que tiene su esencia en la dignidad humana”, finalizó

1 vista